El papel de los beneficios a la hora de elegir trabajo

Está claro que los beneficios ofrecidos por las empresas son determinantes a la hora de evaluar las diferentes propuestas laborales. El valor agregado que generan a dichas propuestas, para ambas partes, queda evidenciado en la satisfacción del empleado, repercutiendo en el aumento de la productividad y la disminución de la rotación.

Un cambio constante.

El paradigma de lo que representa valor varía con dinamismo, desde aristas tan distantes como la subjetividad del empleado hasta las normas tributarias. Esto genera que las empresas deban adecuar sus estrategias de beneficios de acuerdo al target de talentos que necesiten y que los trabajadores evalúen cada vez más, a qué empresa dedicar su tiempo y esfuerzo y, bajo qué condiciones.

Los datos estadísticos de los principales portales de contratación revelan que, frente a similares propuestas de contratación, la gran mayoría de los candidatos priorizará la propuesta cuyos beneficios sean mejores y más acordes a su situación.

De aquí se desprende que las empresas, cada vez más, se preocupen por generar valor agregado para su capital humano.

¿Qué beneficios buscan los empleados?

Las prioridades de los recursos, frente a los beneficios ofrecidos, fluctúan enérgicamente hacia condiciones de mayor valor en el corto y mediano plazo. ¿Qué buscan los empleados en relación de dependencia?

  • Flexibilidad (desde el punto de vista de la posibilidad de adecuación de la empresa a las necesidades de los empleados).
  • Perspectiva (de estabilidad a mediano o largo plazo dependiendo de las expectativas de las personas)
  • Identidad y conciliación (que las personas sientan que están haciendo algo importante para la empresa y que esta los valora, conciliando los posibles problemas que pudiesen existir).

Por otra parte, a lo que más otorga valor una persona, al margen del dinero, es al tiempo. Entonces, tendremos en claro que las estrategias deberán siempre considerar al eje temporal, tanto dentro como fuera del entorno laboral. Y ese tiempo que las personas dedican a la empresa deberá tener un valor de retorno, no necesariamente monetario, pero sí representado a través de:

  • Confort laboral?
  • Valor agregado?
  • Beneficios concretos

Mediante la creación de innovadoras estrategias de beneficios, su adecuada comunicación al talento que se desea captar y su constante actualización de acuerdo a las tendencias de mercado, lograremos generar el tan deseado vínculo con nuestro talento. Las personas comenzarán a responder de manera proactiva sintiéndose valoradas y parte de la compañía.

Hoy resulta fundamental para las empresas la capacidad de adaptación y flexibilidad para poder adecuarnos con dinamismo a las nuevas tendencias del mercado laboral y, a las demandas de cada segmento al que aspiremos a captar y retener.Podemos pensarlo de la misma manera que se manejan las variables de la satisfacción del consumo. El resultado que obtendremos será una maximización del retorno de la inversión en los recursos en el menor tiempo posible, manteniendo las virtudes y know-how de las personas dentro de la organización.